Archivo

Infecciones urinarias en los niños

Las infecciones urinarias en niños son muy diferentes a la de los adultos. Como lo he mencionado en anteriores entradas de mi blog, los malos hábitos para orinar y el inicio en la vida sexual son los principales factores de riesgo para la infección en los mayores de edad.

 

En los niños, la infección urinaria es más grave, ya que puede ser señal de que hay malformaciones en la vía urinaria. Su diagnóstico es más difícil ya que la recolección de la muestra, sobre todo en niños muy pequeños, no es tan fácil pues ellos no avisan para orinar. Para hacerlo, con frecuencia se utilizan bolsas recolectoras (bolsitas con pegante que se adhieren a la piel para que el pene o la vulva queden adentro), pero como se imaginarán, la posibilidad de que esta muestra sea contaminada por materia fecal o gérmenes propios de la piel es muy alta, por lo que es usual que se interprete como infección.

Personalmente evito hacer el diagnóstico con esta prueba. Para tener una muestra de orina adecuada, recomiendo la toma de muestras con sonda (es incómodo pero no doloroso) o, eventualmente, con lo que llamamos una punción supapúbica, es decir que tomamos la muestra con jeringa de la parte más baja del abdomen, cerca al hueso del pubis. Aunque parece muy doloroso, tampoco lo es.

 

Cuando se confirma que un niño (o niña) presenta infecciones urinarias, lo primero que se debe realizar, ya que es una prueba sencilla, no invasiva y no muy costosa, es una ecografía de los riñones y vías urinarias, para descartar dilatación de los riñones o malformaciones de los mismos.

 

Según los resultados, se hacen estudios adicionales como una cistografía miccional (donde se llena la vejiga del paciente y se le indica orinar mientras se toman unas radiografías). Con la cistografía se busca descartar una enfermedad que se llama reflujo vesicoureteral, que sucede cuando la orina se devuelve hacia los riñones.

 

Otras veces se hacen gamagrafías o renogramas, cuyo objetivo es ver si hay cicatrices en los riñones que nos hacen pensar en infecciones previas, determinar la función de cada riñón y, en ocasiones, ver si hay obstrucción o no.

 

Según lo que se encuentre, se determina el tratamiento a seguir que puede ser desde observación, medicación o cirugía.

 

Preguntas frecuentes sobre el tema:

- ¿Qué tan grave es que un bebé o un niño (menor de 13 años) tenga infecciones urinarias frecuentes? ¿A qué se debe?

Las infecciones urinarias en niños pueden (no siempre) ser delicadas, sobretodo si son infecciones "altas", es decir que comprometen el riñón. Se sospecha que esto sucede cuando producen fiebre o

dolor en la región lumbar alta (en la espalda, debajo de las costillas), ya que pueden generar cicatrices en el riñón. Es muy importante descartar malformaciones en el tracto urinario, dilatación del riñón y otros problemas como reflujo de orina de la vejiga al riñón. Deben ser estudiados para establecer la causa y tratar condiciones que predispongan a la infección.

 

¿Cómo sé si mi bebé tiene una infección urinaria?

Se puede saber si hay infección de varias formas y clínicamente, dependiendo de la edad, hay algunos síntomas que debemos buscar. En niños pequeños es frecuente que lloren o se quejen al orinar. Los más grandes manifiestan la incomodidad. Puede darles orinadera frecuente, de a pocos u orina de mal olor.

 

Se puede generar también urgencia para orinar e incluso escape de orina si no llegan rápido al baño. Es necesario documentar la infección con un examen de orina, que sugiero sea tomado con sonda o por medio de una punción suprapúbica (en niños que aún no avisan para orinar). Si ya avisan, un parcial de orina normal sirve, siempre y cuando se haga un adecuado aseo de la zona genital para evitar contaminación.

 

¿Cómo debo limpiar a mi bebé para que no le den infecciones urinarias?

En los niños varones es suficiente retraer el prepucio hasta donde dé, sin forzarlo, y lavar con agua y jabón suaves. Las niñas requieren un poco más de aseo pues se deben limpiar muy bien los pliegues de la piel. Si son pequeñas, el agua y jabón suave son ideales. No hay que hacer un aseo excesivo; el aseo externo es mas que suficiente.

 

Una recomendación en las niñas: pasar el papel de adelante hacia atrás (de la vagina a la cola) y no al revés, para no traer gérmenes que hay en la cola hacia adelante.

 

¿Si mi niño tiene una infección urinaria y debo darle antibiótico, es peligroso que siendo tan pequeño lo tome?

Los antibióticos en la dosis exacta y por el tiempo indicado no hacen daño, luego no es peligroso darlos. En ocasiones damos incluso dosis muy bajas de antibiótico todas las noches, para prevenir infecciones. Lo peligroso de los antibióticos es la automedicación. Las personas tienden a repetir fórmulas que se han dado anteriormente y no siempre aplican para un nuevo evento. Hay antibióticos buenos para enfermedades respiratorias que no sirven en enfermedades urinarias, por ejemplo.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas destacadas

¿Mujeres al urólogo?

February 1, 2018

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2019. Carlos Gustavo Trujillo Ordóñez - LAB 

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter