Archivo

¿Es recomendable hacerse la circuncisión? ¿Por qué?

La circuncisión consiste en retirar el prepucio  -piel que cubre el glande- mediante un procedimiento quirúrgico.

 

En etapas tempranas de la vida, el prepucio cumple una tarea muy importante: proteger al glande de la orina y la materia fecal, pues los niños aún no controlan esfínteres. Esa es la razón por la cual, en la mayoría de los bebés, esa piel no se puede retraer y no se debe forzar la retracción pues puede generar heridas e inflamación. Para el aseo basta con correr la piel hasta donde se pueda hacer sin dificultad, y lavar con agua y jabón.

 

Además de las funciones que cumple el prepucio, es importante resaltar que es una piel muy sana pues no entra en contacto con el sol y, a futuro, puede ser usada ante quemaduras o para otros injertos.

 

Lo normal es que hacia los 10 o 12 años de vida el prepucio se retraiga completamente, permitiendo un aseo adecuado y a futuro, la eyaculación.

 Teniendo en cuenta lo anterior, hay pocas razones para hacer la circuncisión. Algunas de ellas son:

 

- Cuando el paciente llegue a la edad “límite” ( 10 a 12 años) y no logra la retracción fácil y completa.

- Cuando los niños menores de un año presentan infecciones urinarias, con o sin alteraciones del tracto urinario. En estos casos se ha demostrado que la circuncisión es útil.

- Cuando hay presencia de fimosis patológica, es decir que el prepucio deja de ser una piel sana, y se inflama y enferma. Sucede con frecuencia cuando por tratar de retraer el prepucio o no hacerle un aseo cuidadoso, la piel sufre laceraciones.

- Cuando se retrae el prepucio bruscamente y luego no se puede volver a poner en su posición normal.

- En los adultos, cuando se contagian de enfermedades de transmisión sexual como el virus del papiloma humano (VPH).

-Por último motivos estéticos. Es decir, cuando el paciente, mayor de edad, no desea tener prepucio.

 

Es importante mencionar que, aunque es cierto que el cáncer de pene es más frecuente en pacientes no circuncidados, el verdadero factor de riesgo es la falta de aseo, y no tener el prepucio. De igual forma, en al África Subsahariana, donde la infección por virus de inmunodeficiencia (VIH) es una epidemia, se ha demostrado que la circuncisión disminuye el riesgo de contraer la enfermedad.  La circuncisión rutinaria ha demostrado ser útil en esta población (no así en el resto del mundo), pero, nuevamente, los factores de riesgo para contraer la enfermedad son la promiscuidad y el no uso de preservativo con parejas contagiadas; no, el tener prepucio.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas destacadas

¿Mujeres al urólogo?

February 1, 2018

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2019. Carlos Gustavo Trujillo Ordóñez - LAB 

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter